Resolución surge ante solicitud emanada por la instancia colegiada en junio pasado.

Luego de 2 meses de análisis del informe presentado por el senador Eugenio Tuma, a solicitud de la comisión de ética de la cámara alta, la instancia informó mediante oficio que “a la luz de las circunstancias conocidas por la opinión pública y de las explicaciones proporcionadas (….); no median elementos de juicio que permitan formular reparos en cuanto a su probidad”.

El resultado del análisis de esta instancia, presidida por el senador UDI, Hernán Larraín, pese a que no tiene atribuciones sancionatorias ni vinculantes con el proceso que lleva a cabo el Ministerio Público, a juicio del senador Tuma es una clara muestra de que las acusaciones vertidas en su contra -por una ex colaboradora- no tienen respaldo alguno, y sólo obedecen a una vendetta de carácter personal que ha provocado un importante daño en su imagen pública.
El parlamentario por la Araucanía, tras conocer este oficio, reiteró sus dichos en torno a la necesidad de que estas acusaciones sean prontamente aclaradas por parte de las instituciones a cargo de la investigación; en tanto, hizo un llamado a los medios de comunicación a ser responsables en dar a conocer de cara a la ciudadanía, los resultados de este tipo de investigaciones de la misma forma en que se dio tribuna a quien lo acusó.