La Tasa Máxima Convencional es el monto máximo de dinero, expresado en un porcentaje, que la Ley Nº 18.010 permite cobrar en las operaciones de crédito de hasta 200 UF ($4.990.000) que son reguladas por dicha norma.

Esta Ley permitió rebajar la Tasa Máxima Convencional para los créditos y beneficia a todos los clientes que acceden a créditos de bajos montos, que no superan los $4.989.608, incluidos los clientes de cajas de compensación, Retail, Bancos e instituciones Financieras no bancarias como cooperativas.

Durante la tramitación de esta ley, las principales modificaciones que introdujimos fueron:

  • La aplicación de las tasas promedios de los créditos más altos que tienen tasas más bajas y se aplican esas tasas para calcular la tasa máxima de los créditos de menores montos, que generalmente acceden las familias más vulnerables. En otras palabras, utilizamos la tasa de crédito que acceden clientes con más recursos para el cálculo de la tasa máxima de familias con menos recursos.
  • Separar los tramos de los créditos más pequeños hasta 50 UF, no más de 1.248.000 porque son créditos con mayor riesgo o más caros, al ser más pequeño y el costo de administración. Se creó otro tramos de 50 a 200 UF.
  • Aplicamos la tasa máxima a todas las operaciones de crédito incluyendo las tarjetas y las cuentas corrientes.
  • Regulamos la tasa de interés de las Cajas de Compensación bajando el máximo a no más de 25% en promedio.
  • Establecimos un período de gradualidad. De este modo el mercado se ha ido adaptando y se evalúa el efecto de esta política pública a través de los informes de la SBIF, que hoy se presenta.

El primer informe de la SBIF sobre los efectos de la Ley N° 20.715 destaca la disminución significativa que ha experimentado la Tasa Máxima Convencional, la más importante en los últimos 30 años. Con una disminución de un 15% para los créditos de hasta 50 UF y un 17% hasta 200 UF. Es decir, se ha bajado de un 54% al momento de aprobarse la ley, a un 38.33% para los créditos hasta $1.200.000 y 36,33% para las operaciones hasta $4.200.000.

En concreto, los consumidores financieros quedan más protegidos porque no se les puede aplicar tasas de interés abusiva como las que existían antes de que se aprobara esta ley.

Revisa el Informe de la SBIF (Aquí) y una cartilla explicativa sobre la aplicación de la Tasa Máxima Convencional  (Aquí).