Las Áreas Silvestres tienen un rol clave en la conservación de la Biodiversidad, en una visión moderna están vinculadas al bienestar de las comunidades aledañas o que están integradas en ellas y a través de los servicios ambientales impactan en la calidad de vida de gran parte de las comunidades.

En Chile el SNASPE se compone de 102 unidades, distribuidas en 37 Parques Nacionales, 49 Reservas Nacionales y 16 Monumentos Naturales. En total cubren una superficie aproximada de 14,6 millones de hectáreas, aproximadamente el 20% del territorio nacional. En la Región de la Araucanía existen 18 Áreas Protegidas, con una cobertura de 304.990 hectáreas, 9% del territorio regional.

Las principales críticas al proyecto de ley que crea el Servicio Nacional de Biodiversidad y Áreas Protegidas es que excluye a los pueblos y comunidades indígenas, las comunidades locales, los gobiernos regionales y las municipalidades. Tiene una marcada visión centralista y la participación se reduce a una expresión declarativa sin ningún desarrollo o expresión en la institucionalidad.

Es preciso fortalecer las exigencias sociales y ambientales para quienes accedan al sistema de concesiones. La consulta previa a los pueblos indígenas es un deber inexcusable para este proyecto de ley, pues gran parte de las áreas protegidas se han localizado en tierras y territorios indígenas, la ley indígena establece la inclusión de las comunidades y el Convenio Nº 169 obliga al Estado de Chile a realizar consulta cuando existen medidas que sean susceptibles de afectarlos directamente. Aunque el proyecto se refiera a las áreas protegidas en general, sus efectos se radican en gran parte sobre los pueblos indígenas, de forma que no se puede justificar la omisión de la consulta previa indígena.

El proyecto al excluir a las comunidades de esta institucionalidad se aparta de la visión de conservación que integra los elementos biológicos y culturales que se posiciona como una mirada más avanzada en el desarrollo sustentable a nivel internacional.

Por esto, ingresé indicaciones a este proyecto de ley y se resumen en los siguientes ejes centrales

  1. Participación de las comunidades indígenas y locales aledañas, gobiernos regionales y municipalidad en la nueva institucionalidad a las AP.
  2. Incorporación de las comunidades indígenas a la gestión y beneficios, reconocimiento de derechos colectivos (creación, co-gestión y participación en los beneficios).
  3. Incorporación del ecoturismo como actividad que promueva el desarrollo local.
  4. Fortalecimiento de las figuras de conservación y del nuevo servicio.
  5. Criterios de sustentabilidad para las concesiones.
  6. Perfecciona sistema de sanciones.

Puedes seguir la tramitación de este proyecto en el siguiente link: Revisar articulo en Senado