¿Qué es la Tasa Máxima Convencional?

Es el monto máximo de dinero, expresado en un porcentaje, que la Ley Nº 18.010 permite cobrar en las operaciones de crédito de hasta 200 UF ($4.990.000) que son reguladas por dicha norma.

¿A quiénes beneficia esta ley?

Esta ley permitió rebajar la Tasa Máxima Convencional para los créditos y beneficia a todos los clientes que acceden a créditos de bajos montos, que no superan los $4.989.608, incluidos los clientes de cajas de compensación, Retail, Bancos e instituciones Financieras no bancarias como cooperativas.

¿Cómo los beneficia?

Una de las modificaciones más importante es que la tasa máxima para los créditos de bajo monto, (los más pequeños) la vinculó con las tasas promedio que aplican a los créditos de mayor monto, que llegan hasta 125 millones de pesos. Estas tasas promedio son más bajas porque los clientes tienen más información y mayor capacidad de negociación en el mercado y esa tasa más conveniente se aplicó para calcular la Tasa Máxima Convencional de los pequeños créditos.Por ejemplo, en una operación de 1 millón de pesos, el consumidor debía pagar hasta 540 mil por concepto de tasa, y actualmente cancela 380 mil logrando un ahorro de 160 mil pesos.

Desde su entrada en vigencia, ¿Cuál es el balance de sus efectos en el sistema financiero?

El primer informe de la SBIF sobre los efectos de la Ley N° 20.715 destaca la disminución significativa que ha experimentado la Tasa Máxima Convencional, la más importante en los últimos 30 años. Con una disminución de un 15% para los créditos de hasta 50 UF y un 17% hasta 200 UF. Es decir, se ha bajado de un 54% al momento de aprobarse la ley, a un 38.33% para los créditos hasta $1.200.000 y 36,33% para las operaciones hasta $4.200.000.

En concreto, los consumidores financieros quedan más protegidos porque no se les puede aplicar tasas de interés abusiva como las que existían antes de que se aprobara esta ley.