El avance de las nuevas tecnologías de información repercuten en el incremento de bases de datos, posibilitando la interconexión y cruzamiento de los mismos, que provocan la lesión al honor, a la vida privada e intimidad de manera fácil y frecuente. Es por ello, que este proyecto surge para proteger la intimidad y los datos personales de nuestros ciudadanos.

Cuando entramos a un sitio hay información que nosotros no entregamos voluntariamente, sino que se obtiene por nuestra dirección IP; da nuestros datos de sesión. Estos se almacenan mediante programas y permiten a determinados sitios web seguir nuestra actividad a través de otras páginas web. Este proceder es legal en Chile puesto que la ley de Datos Personales es deficiente y no existe una entidad pública que se preocupe de verificar dónde se usan los datos pedidos en distintos servicios web, como la entrega del RUT al realizar compras online.

Nuestra información personal, gran parte de carácter sensible, circula libremente por el mercado. Asimismo, persiste la sospecha de la existencia de bases de datos clandestinas referidas a la historia comercial de las personas. La información de las personas, a través de las bases de datos de consumo o internet, han generado una industria de la información que no resguarda el derecho de los titulares.

El derecho a la intimidad está íntimamente relacionado con el derecho a la autodeterminación informativa. Esto es, el derecho de las personas a controlar sus datos personales, incluso si éstos no se refieren a su intimidad. Lo anterior se conoce como el “Habeas Data”. El “Habeas Data” consiste en que las personas tanto físicas como jurídicas conozcan la información que obra sobre ellas o sus bienes en los registros oficiales o privados de carácter público, así como su uso y finalidad, en caso que los datos sean erróneos o afecten ilegítimamente los derechos, los afectados pueden hacer uso para lograr la supresión, rectificación, confidencialidad o actualización de los datos.

Por esto, es que en conjunto con el Senador Harboe presentamos un proyecto con el objetivo de consagrar constitucionalmente el derecho a la protección de los datos personales, y el derecho a la autodeterminación informativa, esto es, la facultad de las personas a controlar sus datos personales.

En resumen se pueden indicar como objetivos de esta propuesta de reforma, los siguientes puntos:

  • Modernizar el ordenamiento jurídico chileno, poniéndolo a la altura de los estándares y normativas internacionales.
  • Fijar un marco que permita elaborar una nueva legislación: regulando exhaustivamente la materia (derechos, tratamientos, responsabilidades, transferencia de datos, datos sensibles, etc.) y por otra parte creando una nueva institucionalidad.
  • El proyecto de reforma propone consagrar en el derecho a la protección de datos, así como sus poderes jurídicos consecuenciales, tales como la rectificación, complementación, cancelación y oposición.
  • Todo lo anterior bajo un prisma fundamental; el reconocimiento del consentimiento expreso del titular del dato como expresión clara de la autodeterminación informativa.

Puedes seguir la tramitación de este proyecto en el siguiente link: Ver articulo en Senado